Tipo recorrido: Circular
Distancia: 11,3 km
Tiempo estimado: 4:30 horas
Subida/bajada acumuladas: 861 m
Cota máx/mín: 1.588/1.395m
Dificultad de la ruta - MEDIA - Pequeñas trepadas sin dificultad en el ascenso a la Muela.
IBP = 51
Orientación: buena parte sin senda, pero con el objetivo a la vista.

Descripción del itinerario … Recorrido por una formación caliza próxima a Beratón y conocida como La Muela.

Salimos del pueblo en dirección al cementerio, seguimos por esa pista hasta una curva pronunciada a la izquierda en la que se abre un barranco, también a nuestra izquierda y en la que hay un cartel indicativo de las distintas rutas.

En este punto abandonamos la pista por un sendero que sale a la derecha, al principio poco evidente, marcado en con círculos amarillos o verde-blanco (SL-SO 94), que transcurre por la ladera del barranco.

Seguimos esta senda, atravesando un bosque de robles hasta que salimos de él y llegamos cerca de la cabecera del barranco donde encontramos otro cartel indicador. Cruzamos al otro lado del barranco, a partir de este punto ya no tenemos senda, pero nuestro objetivo está siempre a la vista. Ascendemos por la ladera en diagonal, nuestro destino es la base de la Muela en el collado norte de la misma, conviene ascender un poco más de lo necesario para superar una cárcava que hay en la ladera poco antes del collado.

Una vez en el collado, nos acercamos a la base de la pared de la Muela y la bordeamos por la izquierda, ya en su cara este encontramos unos hitos de piedra que nos marcan un camino por una grieta que, con ayuda puntual de las manos, nos permite alcanzar la cima. Una vez arriba giramos a la derecha y nos dirigimos hacia la parte más alta, cerca del borde.

¡Atención especial en esta parte, la entrada está camuflada por el propio paisaje y puede pasar desapercibida!. Antes de llegar a la punta más alta de la Muela, en el borde derecho, vemos una trinchera en el suelo por la que nos introducimos, sin ningún temor, y en pocos metros llegamos a una oquedad en la pared conocida como el Balcón de Martín, en el que, al asomarnos, disfrutamos de una magnífica panorámica. Salimos de la trinchera y nos dirigimos a la parte opuesta de la Muela de la que hemos subido, la bordeamos hasta que encontramos una zona por la que se desciende sin ninguna dificultad, el Portillo Grande, utilizada por los rebaños para subir a la Muela. Giramos a la derecha y volvemos al collado al norte de la Muela siguiendo las múltiples veredas que abre el paso del ganado. Sin pérdida alguna. Una vez en el collado, regresamos al pueblo por el mismo camino que recorrimos hasta este punto.

Y nos premiaremos con una cerveza y un merecido descanso!.

No dejar de observar … La parte superior de la Muela, plana y con escasa vegetación. La perspectiva de la Muela del Morrón hacia el este. En la antigüedad, estos parajes de la Muela de Beratón estaban envueltos en un manto de sacralidad y de protección para sus habitantes por el efecto frontera que le otorgaba su privilegiada ubicación geográfica. La Muela es un paisaje cárstico, formado por la erosión del agua sobre la roca caliza. Constituye un ecosistema con anidamiento de abundantes buitres. Este animal era sagrado para los celtíberos, antiguos habitantes de Beratón. El buitre acompañaba el alma del guerrero en las batallas, frecuentes para la defensa de fronteras.

Agua disponible durante la marcha … Al inicio, en la Antigua Fuente de Beratón. Se pasa por el nacimiento del Isuela, pero no lleva agua en todas las épocas y puede no ser recomendable por la presencia habitual de ganado en esa zona sobre todo en verano.

Equipo y fechas recomendadas… Cualquier época dependiendo de la meteorología, si ha llovido recientemente podemos encontrar piedras resbaladizas en la ascensión final. En caso de día con cierzo, en la cima de la Muela el viento será más intenso.

 


Galería de Imágenes

Comparte esta Página